La Caravana por la Hospitalidad llegó a Norte de Santander

16 abril 2024

La Caravana por la Hospitalidad llegó a la ciudad de Cúcuta para reunir comunidades de Colombia y Venezuela que con sus historias de movilidad humana construyen puentes para sembrar la semilla de la cultura de la hospitalidad. La primera parada en Cúcuta fue el pasado 29 de octubre, en el barrio Nueva Ilusión, donde viven familias colombianas y venezolanas, quienes han generado lazos comunitarios desde el tejido social, el compartir y la integración binacional.

En esta jornada, llamada “Tejiendo y Fortaleciendo Lazos”, la comunidad tuvo un espacio de encuentro para reflexionar sobre las historias de movilidad humana con el producto audiovisual “Caminantes”. También, un espacio de formación en violencias basadas en género, liderado por la Asociación de Mujeres Luchadoras, grupo base de la comunidad y quienes se han formado en estos temas para la prevención.

Además, en esta primera Caravana por la Hospitalidad de Norte de Santander hubo presentaciones de baile con ritmos de Colombia y Venezuela, así como un partido de kikimbol, deporte tradicional en Venezuela y, como cierre, un compartir gastronómico, todas estas acciones generadas y pensadas desde el intercambio cultural y la generación de lazos comunitarios con personas, grupos y familias de ambos países.

La segunda parada de la Caravana por la Hospitalidad en Norte de Santander fue en el corregimiento de Banco de Arena, en zona rural de Cúcuta, un territorio que históricamente ha presenciado historias de movilidad humana por su ubicación fronteriza con Venezuela y por el conflicto armado que se ha vivido allí.

 

En esta jornada de los días 18, 19 y 20 de noviembre, bautizada por la comunidad como “IV Festival Cultural y Deportivo, en memoria de quienes no están, por la libertad y recuperación del tejido social” la comunidad del corregimiento recibió un taller de hospitalidad brindado por el equipo del JRS Colombia.

Además, hubo encuentros deportivos y actividades de integración desde la construcción de la memoria histórica del territorio, donde a través de una obra de teatro y la presentación de una cartilla, la comunidad pudo recorrer sus historias, las cuales están profundamente ligadas a la movilidad humana y la integración de las comunidades en Norte de Santander.