SEMILLAS DE AMOR: UN INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS DE MUJERES RURALES DEL MAGDALENA MEDIO

29 junio 2022

Entre aromas de citronela, jazmín, romero, yerbabuena y una amplia variedad de esencias, se realizó un Intercambio de Experiencia de Mujeres Rurales del Magdalena Medio 2021. Esta actividad se realizó el 6 de junio en el Centro Bionatural de Turismo Comunitario La Comunera en el Municipio de Lebrija-Santander. Contó con la participación de aproximadamente 40 mujeres de los sectores de Tiquisio, Mico Ahumado, Santa Rosa, Puerto Wilches y Barrancabermeja, pertenecientes a los procesos sociales orientados por la Organización Femenina Popular, El Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio y el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia en la región del Magdalena Medio. Este espacio permitió que las mujeres hablarán y se expresarán en un mismo idioma: el idioma del amor, el campo, la tierra, la naturaleza y sus saberes.

Este intercambio de experiencias, generó en las mujeres participantes un equilibrio con la naturaleza y especialmente con ellas mismas como una forma de aportar a su labor en la familia y la comunidad, donde los saberes ancestrales y tradicionales fue el común denominador de esta actividad.

Para Agar Saray López, participante de las huertas comunitarias del Asentamiento Humano La Unión del Distrito de Barrancabermeja “es maravilloso poder llevar conocimientos y herramientas en cómo desarrollar huertos que provean alimentos a nuestros hogares, plantas medicinales para la familia y comunidad. Estas son las oportunidades de desarrollo que amplían la inclusión de las mujeres como trabajadoras, emprendedoras, empresarias. Mujeres que con sus manos y amor dan vida y fructifican la tierra”

Esta es la primera experiencia para Yudis Pabuena, participante del municipio de Tiquisio, quien afirmó “que los aprendizajes adquiridos sobre plantas, siembra, semillas y abono lo pondrá en práctica y animará a nuevas mujeres de su comunidad para que se vinculen a estos procesos, cultiven día a día la tierra y trabajar mancomunadamente en la conservación del medio ambiente en sus territorios.

Este intercambio de experiencia fue una bonita experiencia para el intercambio entre mujeres, para el retorno a sus comunidades en una sola voz reafirmaron el compromiso de replicar con las demás lo aprehendido en este viaje, como también en cuidar cada uno de los espacios naturales en sus territorios, pensándose en el cuidado de la casa común para las generaciones venideras.