Miriam Mavisoy: una historia de resiliencia y hospitalidad

29 junio 2022

Mi nombre es Miriam Mavisoy y soy oriunda del municipio de El Encano, Nariño. En el año 2001 lamentablemente tuve que huir de mi hogar con mi familia debido a distintas amenazas de muerte recibidos en esa época. Al estar en Pasto llegamos inicialmente al barrio Las Brisas pero fue muy difícil porque no conocíamos a nadie. Una señora nos arrendó una casita y poco a poco nos fuimos dando a conocer y nos fueron llamando para trabajar en varios oficios y fue difícil pero pudimos salir adelante. Luego conocimos a una fundación que nos ayudó  a hacer todos los papeles para aplicar a un subsidio de vivienda, ese papeleo fue durísimo pero gracias a Dios, hoy en día cumplimos con el sueño de tener una casita propia en Torres de San Luis. 

Cuando yo conocí al Servicio Jesuita fue bien chévere porque en el 2019 el padre de la parroquia del barrio y doña Elvira, nos contaron sobre ustedes y nos hicieron la invitación a toda la comunidad, luego el padre hizo una reunión y ahí nos explicó bien de qué se trataba el proyecto y pues a mí me interesó mucho participar.  

“Ha sido una experiencia bonita con ustedes porque hemos aprendido a valorar lo que tenemos y hemos conocido a otras personas de otros países como Venezuela” 

Yo tengo un emprendimiento de una papelería y ahí voy poco a poco, ustedes me colaboraron con algunas cosas pero me gustaría que me sigan apoyando para tener algo más grande y poder servir mejor a la gente. También estoy recibiendo unas capacitaciones con ustedes sobre patronaje y he aprendido a manejar una máquina de coser y eso es bueno porque estoy aprendiendo otros oficios, además, el viernes 20 de agosto estuve con mi emprendimiento en la feria y fue un espacio muy bonito aunque creo que todos pudimos habernos organizado mejor para que más personas nos conozcan y así, recibir más apoyo. 

A mí, me parece chévere compartir con personas de otros países, porque uno dialoga con ellos, yo tengo muchos vecinos venezolanos y me gusta compartir y charlar con ellos cuando vienen a mi papelería a comprarme… no sé qué es lo que piensan algunos colombianos que solamente se la pasan hablando mal de ellos pero eso no es así… Así como ellos pasaron por eso, nosotros podríamos pasar algo igual, entonces yo digo que no hay que ser egoístas con ellos porque somos una familia y tenemos las mismas raíces ancestrales. Yo sí creo que debemos compartir más con ellos
Miriam Mavisoy