Pablo López, el joven que decidió a ayudar a las personas de su territorio

29 junio 2022

Mi nombre es Pablo Alejandro López, tengo 24 años de edad y soy de profesión sociólogo graduado de la Universidad de Nariño.

Nací en la ciudad de Bogotá, pero a los 2 años llegué a vivir a Policarpa, Nariño. En la cabecera municipal enfrenté muchos episodios de conflicto armado y tomas guerrilleras pues este era un pueblo muy hostigado por los grupos armados. El episodio que más recuerdo fue cuando un día comenzaron unos fuertes hostigamientos y en la casa donde yo vivía explotó un carro bomba. La casa se incendió y la gente nos ayudó a apagar el fuego, entonces pasamos a vivir de la buena voluntad de las personas durante un tiempo. Este episodio marcó mi infancia y por eso crecí con mucho temor porque fue muy traumático para mí, pero a pesar de esta historia de violencia, tuve la oportunidad de esperar y asumir todo este proceso de resiliencia y hoy puedo contar esa historia con normalidad y ayudar a quienes han vivido procesos similares a través de mi profesión y mi historia de vida.

Durante mi proceso formativo participé en varios escenarios de incidencia comunitaria sobre todo en el tema del empoderamiento juvenil. Muchos de esos escenarios los tuve que compartir con personas que eran mucho mayores y tenían más experiencia, pero a pesar de mi corta edad, pude aprender y sacar mucho provecho de esos espacios ya que desde la primaria siempre asumía cierta vocería y representación en los espacios educativos. Esto me ayudó a identificarme con el municipio y sentirme policarpense.

Cuando terminé mi universidad conocí al actual alcalde de Policarpa y para ese momento estaba iniciando su campaña electoral, entonces coincidimos en muchos aspectos, principalmente en el tema del empoderamiento y la participación juvenil y por esta razón él me permitió participar dentro de la formulación de su programa de gobierno junto con otros jóvenes y ese fue el programa que las personas aceptaron para su territorio. Hoy soy el secretario de gobierno del municipio y logré armar un equipo idóneo y juntos atendemos a población vulnerable, población víctima del conflicto armado y nos encargamos también de las situaciones sociales.

Como secretario de gobierno he asumido innumerables retos y más teniendo en cuenta la llegada de la pandemia donde en el marco de ésta, hemos atendido hechos victimizantes, hechos de desplazamientos forzados y emergencias sanitarias. Hay muchas más cosas por hacer, pero creo que hemos hecho un buen trabajo hasta el momento. Siempre ha habido una buena voluntad política para atender todas las dificultades que se han presentado y en este transitar, el Servicio Jesuita a Refugiados ha sido muy importante porque nos ha ayudado en el tema educativo y memoria ambiental; se trabajó con NNAJ y todavía hay padres de familia que nos solicitan continuar con Tejedores de Vida, ahora con el nuevo proceso esperamos continuar con los procesos sociales y comunitarios de alto impacto.

Mi llamado es que los jóvenes trabajen en su proyecto de vida, metas y objetivos. A veces puede haber desorientación, desilusión y desmotivación, pero si esos propósitos están claros y son un principio de vida, podremos superar esos inconvenientes y adversidades. Pensemos en grande, a pesar de las dificultades podemos salir adelante. Policarpa es un municipio alejado y con pocos recursos, pero hemos logrado cosas muy significativas… ¡si es posible trabajar, crecer y avanzar en la vida!
Pablo Alejandro López