El derecho a la salud es un derecho humano

El Servicio Jesuita a Refugiados hace un llamado urgente al Gobierno Nacional para que en el marco del proceso de vacunación contra el COVID-19 no se haga discriminación alguna a razón de la raza, nacionalidad y/o estatus migratorio.

NUESTRA MISIÓN

Acompañar, servir y defender a la población víctima o en riesgo de desplazamiento, migración forzada y/o refugio, a través de la atención humanitaria en situaciones de emergencia y por medio del impulso de procesos participativos e interculturales de exigibilidad y garantía de derechos para la reconstrucción de sus proyectos de vida, la integración comunitaria y la prevención de escenarios de riesgo asociados a la violencia, el conflicto armado, crisis políticas y la violación sistemática de derechos humanos.